Monitoreo y evaluación

La implementación de la Ley de Moratoria tiene como referencia el Marco operativo multianual 2013 – 2021. Las acciones de monitoreo de su implementación se realiza según el Plan Operativo Institucional (POI) del MINAM – DGDB.
Así mismo, cuanto menos cuatro informes de monitoreo de implementación se realiza anualmente ante la Comisión Multisectorial de Asesoramiento (CMA) de la Ley de Moratoria de OVM.

Las acciones de evaluación de la implementación se realizan permanentemente. Así, según el Artículo 7°, j) del Reglamento de la Ley de Moratoria, se debe informar anualmente al Congreso de la República sobre el cumplimiento de la Ley Nº 29811, la situación nacional en materia de bioseguridad, el nivel de cumplimiento de las responsabilidades asumidas por la Autoridad Nacional Competente y demás sectores, los avances en cuanto a la creación y fortalecimiento de capacidades y generación de líneas de base, y la evaluación de la eficacia de la moratoria en relación con la protección del ambiente y la biodiversidad nativa.

Entre los principales informes de evaluación de la implementación de la Ley de Moratoria a los OVM se cuentan:

Moratoria al ingreso de transgénicos – OVM – en el Perú (2011 – 2015)
– Informes anuales al Congreso de la República:

Título Año Anexos
Quinto Informe anual al Congreso de la República 2017 01, 02.a, 02.b, 02.c, 02.d, 02.e, 02.f, 02.g, 03
Cuarto Informe anual al Congreso de la República 2016 01.a, 01.b, 01.c, 01.d, 01.e, 01.f, 01.g, 02
Tercer Informe anual al Congreso de la República 2015 01.a, 01.b, 01.c, 01.d, 01.e, 01.f, 01.g, 01.h, 02, 03.a , 03.b, 03.c, 04.a, 04.b, 05.a, 05.b, 05.c, 06, 07.a, 07.b, 07.c, 07.d, 08.a, 08.b, 08.c
Segundo Informe anual al Congreso de la República 2014 01, 02, 03, 04, 05, 06, 07, 08, 09, 10, 11
Primer Informe anual al Congreso de la República 2011 – 2013 01, 02, 03, 04, 05, 06, 07, 08, 09, 10, 11, 12, 13

Hoja de ruta

A julio de 2015 la Moratoria de OVM se encuentra próximo a cumplir la mitad de su periodo de vigencia, y por tanto a cinco años del periodo fijado por la Ley para su culminación. En este periodo se tiene que enfrentar importantes retos de carácter político, económico y técnico-científico.
En este marco, una agenda priorizada que se constituya en una hoja de ruta para cumplir con los indicadores de éxito de la Moratoria de OVM debe contemplar las siguientes acciones.

  1. Implementar el marco regulatorio de control y vigilancia de OVM en el territorio nacional, en particular los relacionados al DS 010-2014-MINAM, DS 006-2016-MINAM, DS 011-2016-MINAM y la RM 195-2016-MINAM.
  2. Promover una nueva ley de bioseguridad que garantice los importantes avances a partir de la Ley de Moratoria, que permita superar los vacíos identificados y que permita incorporar los aspectos técnicos y regulatorios expresados en el Protocolo de Cartagena y el Protocolo de Nagoya Kuala Lumpur.
  3. Adoptar medidas para evitar la comercialización informal de semillas. Ello pasa principalmente por dotar de capacidades y de asignación de recursos a la Autoridad Nacional de Semillas (INIA). La comercialización es una fuente importante de potencial contaminación de transgénicos en los campos de producción de cultivos y crianzas, nativos y naturalizados.
  4. Aprobar el Reglamento de Zonas de Agrobiodiversidad (ZABD). Para fortalecer la conservación productiva “in situ” de la diversidad genética de los cultivos nativos y naturalizados, es fundamental la aprobación, mediante D.S., del Reglamento de Reconocimiento y Promoción de Zonas de Agrobiodiversidad.
  5. Impulsar la implementación de programas y proyectos especiales a cargo del INIA y CONCYTEC, respectivamente. Para ello es necesario dotar de recursos presupuestarios y humanos a las instituciones involucradas.
  6. Culminar estudios de línea de base. Los estudios de línea de base de cultivos y crianzas de especies nativas con eventos OVM requieren de levantamiento de información de diversidad genética y socioeconómica en todo el país, y ello demanda significativos recursos. A la fecha se ha avanzado en forma significativa en cuatro estudios de los doce priorizados.
  7. Fortalecer las capacidades en bioseguridad. Un indicador de éxito de la implementación de la Ley de Moratoria de OVM sería que el país cuente con capacidades suficientes en bioseguridad, particularmente en análisis de riesgo de OVM, laboratorios acreditados y procedimientos expeditivos y de bajos costos de transacción.
  8. Reforzar las estrategias de comunicación, sensibilización y participación pública sobre la importancia de la diversidad genética para el país. Es importante especializar capital humano en comunicación orientada al desarrollo en aspectos de diversidad genética y bioseguridad, así como la suficiente asignación de recursos presupuestales. El país debe conocer el inmenso patrimonio genético, así como su importancia para el desarrollo productivo y social, para convertirse en fuente de orgullo, de inversión y de negocios sostenibles.
  9. Adoptar medidas e incentivos que mejoren las condiciones para la inversión privada y pública para el desarrollo de la biotecnología moderna basada en los RR.GG. nativos del país. Es necesario priorizar instrumentos y mecanismos legales y financieros para invertir en biotecnología moderna y bioseguridad basada en los RR.GG. nativos.