Directivas y Convenios

El CONAM (2001) hoy MINAM, a través de la Estrategia Nacional sobre la Diversidad Biológica, reconoce la importancia de la agrobiodiversidad y la necesidad de establecer mecanismos para su protección y promoción, según el D.S. N°. 102-2001-PCM, donde se indica que es patrimonio de la Nación, y el Estado está obligado a promover su conservación; la Resolución Legislativa N° 26181, donde se ratifica el Convenio sobre Diversidad Biológica, confirma el papel del Estado, en lo relativo a la conservación de la Diversidad Biológica y la utilización sostenible de sus componentes así como la distribución justa y equitativa de los beneficios por su uso; asimismo se indica que la Ley N° 26839-Ley para la Conservación y Aprovechamiento sostenible de la Diversidad Biológica y su reglamento aprobado por Decreto Supremo N° 068-2001-PCM, es un instrumento nacional de planificación sobre la Diversidad Biológica y que es de obligatorio cumplimiento debiendo ser incluido en las políticas, planes y programas sectoriales según su artículo 2°.

El Tratado internacional sobre los recursos fitogenéticos para la alimentación y la agricultura , es un tratado mundial para la seguridad alimentaria y la agricultura sostenible, firmado entre las partes contratantes de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), del cual el Perú es parte, reconoce, la importancia especial de los recursos fitogenéticos para la alimentación y la agricultura, la constante erosión de estos recursos y la preocupación común en todos los países, la importancia de la conservación in situ y ex situ , prospección, recolección, caracterización, evaluación y documentación de estos recursos, la importancia indispensable de estos recursos para el mejoramiento genético de los cultivos, los Derechos de los agricultores por su contribución en el pasado, presente y futuro a la conservación de centros de origen y centros de diversidad de los cultivos, cuyos objetivos son: 1) La conservación y utilización sostenible de los recursos fitogenéticos para la alimentación y la agricultura y la distribución justa y equitativa de los beneficios derivados de su utilización en armonía con el Convenio sobre la Diversidad Biológica, para la agricultura sostenible y la seguridad alimentaria; y 2) Los objetivos se obtendrán vinculando estrechamente el presente Tratado a la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación y al Convenio sobre la Diversidad Biológica.